ALQUEZAR-ASQUE: VILLACANTAL FUENDEBAÑOS
 
 
 

Salimos desde Alzquézar con la finalidad de llegar a Asque cruzando el Vero por el puente de Villacantal. Y después volver a Alquezar por el puente de Fuendebaños también sobre el Vero.



   

Llegamos al puente embebido por el paisaje, el entorno es precioso, las aguas de escorrentía han dibujado una acuarela dentro de la gama de ocres y marrones en completa armonía con el gris de la roca, en hermandad con la brisa que emanan las cristalinas aguas que discurren bajo los sillares del puente, en un guiño de complicidad lo reflejan queriendo resaltar su belleza, belleza que durante unas horas rompen los grilletes que nos sujetan a la rutina diaria. También se han llevado acabo labores de desbroce de la vegetación de ribera en el entorno próximo, permitiendo de este modo una mejor observación de esta construcción de la mano del hombre. El puente tiene dos arcos de medio punto, lo que le caracteriza es su giro de 45 grados en el segundo arco. Tajamar central. Se distinguen los mechinales. No tiene pretiles, el tablero de pequeñas losas pétreas, y a partir del segundo arco con ligera pendiente descendente

 

   

Seguimos la senda que se introduce en el estrecho cauce del barranco Os Lumos punto por el cual se puede salir del cañón del Vero, escuchamos el sonido de nuestros pasos sobre los blancos cantos rodados, unos metros más arriba empieza a aflorar una fina lámina de agua para filtrarse bajo nuestros pies. Cogemos la pista a mano derecha, unos metros más arriba el barranco pasa a ser un estrecho cañón, apenas 1,30 de amplitud, entre macizo y macizo de conglomerado. .

   

Un panel informativo a mano derecha nos indica el abrigo de Regacéns que alberga pinturas rupestres. Bajamos por la senda bien cuidada en los tramos de mayor pendiente incluso han escalonado utilizando listones de madera. Tras pasar por la base de un macizo de conglomerado llegamos a dicho abrigo esta en la margen este del río queda enfrente de Alquezar, en el barranco del Castillo. El covacha esta rodeado por un muro de piedra seca lo cual nos indica que también fue utilizado como corral.

   

En el entorno próximo hay una mesa de interpretación que nos da abundante información de las pinturas que albergan este abrigo “son de estilo levantino y esquemático, destaca un grupo de cápridos con grandes cornamentas de pequeño tamaño”, nos acercamos hasta la verja que protege y podemos ver alguna de estas pinturas. También observamos el entorno próximo en la otra vertiente del río hay multitud de pequeños covachas que seguramente también sirvieron de refugio, el paisaje es precioso. .

   

Asque, destacando su Iglesia de Santa Columba sobre las demás construcciones. Leemos la mesa de interpretación: “Se construyo hacia 1885 siguiendo el estilo neogótico. La fachada construida con sillares de piedra, destaca el rosetón elemento propio del estilo gótico.”
. Damos una vuelta por el pueblo muy cuidado con las casas remodeladas.

   

Puente de Fuendebaños: presenta un aspecto remozado, tiene cuatro arcos de medio punto, tajamar escalonada en los pilares, en el segundo arco en lugar de mechinales tiene 4 canes. Tablero con ligera pendiente , de cantos rodados.

   

A pocos metros del puente entre la vegetación de ribera se encuentra el molino, hoy es una finca particular, esta cuidada, la zona esta ajardinara, nos acercamos al dueño y le preguntamos si podemos hacer alguna foto de los cárcavos. Por cierto que las aguas brotan de su interior aunque sea para darle un carácter ornamental. Posteriormente consultamos el libro de Severino Pallaruelo – Los molinos del Altoaragón: “ Los tres cárvavos que albergaban los rodetes, cubiertos con bóvedas algo apuntadas, se convierten luego en dos para adaptarse a las otras construcciones molinares, de modo que, observado desde el exterior, el molino sólo presenta dos bocas abovedadas de cárcavos cuando realmente en el interior hay tres”.

   

Unos metros más arriba hay un azud del cual se toma el agua para este molino, bien vale la visita por la belleza del paisaje.

ver artículo pdf pag1, ver artículo pdf pag2
VOLVER

ww.marianoseral.com j. Mariano Seral